LA PAJINA DJUDEO-ESPANYOLA
AKI YERUSHALAYIM
Revista Kulturala Djudeo-espanyola

PAJINA DE ENTRADA

AKI YERUSHALAYIM

ULTIMO NUMERO

TODOS LOS NUMEROS

AKI YERUSHALAYIM #99-100

Princhipe Deskalso* Sultan de los evionim
Avner Perez

Yerushalayim entornada
de muntanyas kuviertas de tombas;
por enmedio, meskitas i torres,
alansean i pikan el sielo
aziendolo sangrear kon dolor.

Tu, mi amor, algodonada
esta noche en tu kama
sonyando de flores ardientes
mientres yo, kon korason ensangrentado
yoro pensando en vos.
 
                (de: Tredje kantes del amor de Otniel Hodja)

Ayegaron a Yerushalayim muncho antes de amaneser. Komo era la noche una noche sin luna, la eskuridad era kumplida i duvieron apalpar sus kamino. Las puertas de la sivdad eran serradas por la noche asegun el uzo. Arodearon las murayas sin kitar biervo de la boka. El silensio al derredor era solemne i divino, i konsintieron todos la majestad de akeya ora.

Avramachi de-la-klaravista andava adelantre i los giava en la eskuridad. Detras de el, Djoha, i serrando la linya, Shumuel el kasador, avriendo ojos a guadrarlos de animales malos. Ansi asuvieron sovre el monte de Olivos i apararon ayi, en la sima del monte, entre el dezierto i la sivdad santa.

Djoha izo tikun, sin yorar ni dar djemidos de ansia. En boz klara i resonante ke se alsava de adientro del silensio ke les enbolvia komo un manto. El tikun salia de su boka komo un imno solemne asuviendo direktamente a los sielos. En oir su boz, le okurio a Simon el vizionario una vizion de eskalera aparada sovre el Monte de Olivos, kon su kavesa en el sielo i su parte del medio sovre el lugar del Templo.

Al punto ke se akavo el tikun, se despunto el sol en el oriente, de ensima de los montes de Moav. El Monte del Templo se revelo i se aparesio a sus ojos kon toda su majestad.

En medio, el kube de plomo, sitio del Mikdash, i al derredor el kortijo imenso, kaje entero vazio. Izieron todos keria, esta vez tambien sin echar lagrimas. Oraron shaharit kon  kavana grande, kon sus fases al oksidente enverso el Mikdash.

Despues, los despartio Djoha en sesh pares i los mando a entrar a la sivdad santa, kada par por una de las sesh puertas de la sivdad, odrenandolos a reunirsen en el male djidio i asperarlo ayi kuanto tiempo ke tome.

El i Moshon el espesiero kedaron atras. Kuando se desparesio el ultimo par de sus ojos, desendieron i eyos del monte, metiendo sus pasos al kazal de Siluan. Poko arriva del estanke de Shiloah (Banyo de ribi Yishmael Ko'hen Gadol), vieron en uno de los kortijos a un felah aparado dezesperado enfrente de una vaka hazina i agonizando. Sin avlar nada dio Djoha senyal al espesiero. Akel, salio a los kampos a akojer plantas i simientes nesesarias. Despues de un kuarto de ora torno ande Djoha. Avrio su kasha, sako de ayi el mortero, echo un pokito de agua i majo bien las plantas i las simientes, asta ke se izo todo una masa blanda i amariya. La unto sovre un handrajo largo i lo dio a Djoha.

Djoha tomo el bandaje i entro en el kortijo. Komo no savia avlar arabo, avlo kon el felah en linguaje de sinyos, uzando sus manos. Apunto sovre la beema i el handrajo. El felah lo entendio de vista i le dio sinyo de akordo. Djoha se aserko de la vaka. Apalpo su vientre a ver onde es ke le duelia. Metio ayi el bandaje i lo ato bien. Se asento ayi asperando. El felah entro en kaza i salio kon un djaro de agua freska i algunas pitas kayentikas del orno. Djoha yamo a Moshon a adjuntarse i los tres se asentaron en basho, komieron i bevieron en kayades.

Despues de media ora empeso la vaka a dar sinyos de vida. Una sonriza ilumino la kara del felah. Otruna ora paso, i la vaka se alevanto en pies i empeso a komer paja. El felah, tresalido i alegre, se kayo sovre sus fases delantre de Djoha i bezo la alda de su manto.

No paso mas de medio dia, i salio en toda la serkania la fama del dervish turko ke se instalo en el kortijo de Abdel Rahman i aze milagros en sanar i milizinar vakas hazinas, ovejas, ombres, mujeres i kriaturas. Al kavo del dia ayego su nombre tambien a la sivdad. En los charshis i las meanes i en otros lugares publikos o privados, no se avlava sino del dervish turko i sus milagros.
A la tadre, antes ke se sierren las puertas de la sivdad, mando Djoha a Moshon a entrar i eskulkar la sivdad i darle notisias sovre kualker koza de interes ke pasa ayi. El mizmo kedo en el kortijo de Abdel Rahman i paso ayi la noche.
Al amaneser torno Moshon kon las novedades. La primera era ke los djidios de la sivdad santa estan en gran malor, kon ansia i apreto. El governador turko Ibn Faruh echo el rabino Shemuel Tradiola a la karsel, onde esta sufriendo, ay una semana, de tormentos inkreivles. Todo esto afin de kitar de la prove komunidad la suma imajinaria de vente mil groshes – pagamiento de devdas del pasado i los dasios anuales. Los proves djidios ya avian savido i konosido governadores krueles i dezeadores sin limitos, ma esta vez, las demandas i los aktos sovrepasaron todas sus eksperiensas. La ansia en la djuderia, disho Moshon, es tan grande ke de kada ventana se pueden oir guayes, yoros i esklamasiones. Los parnasim estan todos dezesperados sin saver ke azer.
La segunda novedad ke trusho Moshon konsernava i eya al mizmo pasha Ibn Faruh,  i es ke de boka a oido se paso el rumor ke la ija del pasha, muchacha de dizisesh anyos se paralizo induna de pies i de manos i esta echada en kama sin poder menearse. Ninguno de los doktores, ni los grandes fechizeros i patrones de prekantes, no toparon manera de ayudarle a la ija amada i aregalada del pasha i topar remedio a su mal.

Djoha oyo kalmo i kayado todas estas novedades. Mando a Moshon otra vez a la sivdad a asperarlo en sierto lugar sin dizir nada a ninguno. Moshon se dispartio i se fue a su mandado i Djoha abasho al banyo de ribi Yishmael Ko'hen Gadol. Se deznudo i entro en la agua fria. Izo tevila siete vezes, asuvio, se enshugo, vistio su manto blanko de dervish i torno ande Abdel Rahman. Tomo enprestado a su azna blanka i kavalgo presto a la sivdad. Entro sin ke ninguno lo konoska en la Puerta de los Leones. Torno a la iskiedra i aserkose al Bab el Asbat, la puerta al norte del Haram a-Sherif. Ato ayi la azna i entro deskalso al kortijo del Haram. Dinguno no lo detuvo. Arrodeo siete vezes el Kube del Penyasko. Se aparo, dando la espalda a la meskita i sus fases enverso  el sitio del Mikdash i izo su orasion sin menear sus lavios. Si lo uviera vido alguno en esta ora tan demprana de la madrugada, se maraviava muncho de la vista. Ma ninguno no dio atension. Djoha eskapo su echo i salio por la mizma puerta. Asuvio sovre la azna, salio de la sivdad i la libero ayi a ir a su duenyo. Kito su manto, lo plego bien i kedo en sus vistidos regolares. Arrodeo las murayas i entro otra vez en la sivdad por la puerta de David. Tomo el kamino para el male djidio. En el kortijo de Ka'hal Kadosh Yohanan ben Zakay i se enkontro kon todo el urdi.

Al dia sigiente se oiya por toda la sivdad, en los charshis i en las kalejikas, la boz del telal akompanyado por un pandero, pregonando en arabo i en turko:

-En nombre de Alla el Poderozo i el Piadozo, i de nombrado del gran pasha Ibn Faruh, governador de la sivdad, se da odren a todo abitante de la sivdad santa, si avia visto el dervish turko, konosido por el nombre Otniel Hodja, durante las ultimas 24 oras, o avia oido algo sovre el o sovre sus echas, ke vaya pishin a la saraya a dar edut.

Tambien si el dervish konosido por el nombre Otniel Hodja, esta eskuchando a esta yamada, ke venga sin ninguna tadransa a la kaza del gran pasha Ibn Faruh.

Djoha oyo las bozes i yamo a Moshon. Lo tomo kon el i anduvieron al Suk al-Katanin. Ayi, en un kantoniko eskurido i eskondido, vistio Djoha de muevo su manto blanko de dervish i salio a enkontrarse kon el pasha. En punto ke arrivo, se avrieron las puertas i fue yevado pishin delantre del pasha.

-Ken sos tu? – le demando el pasha.

-Otniel Hodja.

 -Porke vinites deskalso?

 -Para ke mi puerpo konsienta la tierra de ande vino i por ande va tornar despues ke se despartira de la alma.

-Me avian dicho ke te estan yamando "el princhipe". Ken es tu padre?

-No puedo dizir.

-Porke no puedes? Mira, ke so el governador i puedo matarte agora mizmo. No me inierves!

-No te puedo dizir, porke no lo konosi ni se ken era. Dizen ke era un rey grande i poderozo.

-Ainda te estas eskarnesiendo de mi?? Te kondjuro: dime la verdad, tienes la sensia para sanar a mi ija?

-Ya sani ayer unas kuantas vakas.

-Ijo d’un mamzer! Vaka es mi ija?

-Somos todos kriansas de Alla: ombre, mujer, vaka, azno i oveja.

-Dime por la ultima vez: es ke puedes sanar a mi ija de su paralizia?

-La vida i la sanedad son en manos de Dio. No so yo sino su mesajero umilde. Devo ver i examinar la hazina antes de poder dezirte.

El pasha dio odren de yevarlo al sektor de las mujeres. Lo entraron en una sala grande ande estava echada la muchacha kon kara triste, sin poder menear sus pies i sus manos. Alado de eya estava aparada la hanum, su madre.

-Kero avlar kon eya a solas.

La hanum se retiro asta la puerta, guadrando de ayi ke no le afite ningun mal a su ija.
Djoha se aserko de la ninya i disho de boz basha:

-Komo se yama?

No entendio i kedo mirandolo sorprendida.

-Dime, komo se yama el mansevo! – disho Djoha, de boz basha ma firmemente dechidido.

La kara se le koloreo. Ezitante i averguensada murmureo:

-Su nombre es Ali.

-Ken es este Ali?

-Un soldado. Esta sirviendo en la guardia militar en la sitadela alado de la Kishla.

-No te preokupes. Le avlare i le dare saludes de tu nombre.

Por la primera vez en tres semanas, una sonriza ilumino la kara de la ija. Djoha metio sus pasos a la puerta. La hanum enkolgo la vista en sus lavios a oir ke va ser kon su ija, ma el no disho nada i se fue enderecho ande el pasha.

-I ke? - le disho este.

-Tenias razon. No vaka es tu ija!

-Puedes sanarla?

-Ainda ay un problema.

-Esto pronto de pagar todo lo nesesario. – disho el pasha ke le paresio ke se avla de paras.

-Ayegaremos a esta kestion tambien. Ma agora devemos  tomar lesensia.

-Ke lesensia? So el governador! No devo tomar lesensia de ninguno!

-Aki, adientro de las murayas de la sivdad santa, los patrones de la sanedad son los djidios. Las yaves de milizina fueron entregadas en sus manos por Dio mizmo, dezde tiempos antiguos. Komo ya te dishe, no vaka es tu ija. No puedo sanarla sin lesensia.

-Entonses les dare odren a estos djidios harapientos de darte la lesensia. Estan todos en mis manos.

-No ay provecho en esto. La lesensia se deve dar de veluntad i kon alegria, i komo me avian dicho la alegria se fuyo i bolo afuera del male djidio a kavza del prezo del gran rabino!

-Te lo entregare en tus manos, ma djuro en la barva del profeta, si no la vas a sanar, vos enkolgare, ambos los dos, kon mis propias manos en la plasa de Bab El Amud.

-Puedes enkolgarme si keres, ma el rabino no tiene nada de azer kon esto.

-Bueno. Ay mas?

-Si. Deves aprometer de azer todo lo ke te dire ke es de menester para salvar tu ija de la paralizia.
-Puedes ser seguro ke lo are.

-Entonses kedo la kestion del pagamiento.

-Dime.

-Vente mil groshes.

-Loko sos? Vente mil goshes para milizina? De oro puro preparas tus medikamentos?

-Si uviera una vaka ya la sanava de baldes. Komo es ija del governador, te va kostar asegun tu kavod i tu chorbadjilik. Agora entregame el rabino aprezado. Amanyana por la noche tornare kon mi ayudante i veremos ke azer.

En el dia sigiente, a ocho oras de la noche, se apararon tres ombres a la entrada del palasio del pasha. Todos tres vestidos de dervishes. Las kavesas tapadas por tarbushes. La puerta se avrio i los tres fueron yevados asta la seksion de las mujeres.

La hanum ya estava aparada ayi yena de kuriozita i de esperansas. En la kama de enfrente se veiya echada la muchaha, ija del pasha, ainda paralizada. Kuando entraron los tres se ilumino su kara viendo el mas djoven de entre eyos. Kuando se aserkaron los tres, se aparesio una gran sonriza sovre sus lavios. Supito, se asento en la kama i espandio su mano enverso el mansevo. Djoha izo un senyal, kaje invizivle kon su mano, i el mansevo, ke ya fue pronto a aserkarse mas de la ija, se kedo de vista en su lugar.

Djoha adjunto sus manos en orasion i murmureo unas palavras non-entendidas. Todos se akayaron, i la hanum, tresalida, enkolgo sus ojos en Djoha, asperando.

Despues de dos tres minutos de kayadez, avrio Djoha su boka, adresandose a la muchacha:
"Dime kerida", disho, avlando en turko, "si es ke vites aki, entre mozotros, uno ke yeva kon el la yave de tu salud i tu felisita?"

Otra vez ilumino una sonriza grande sus lavios, kuando torno su kara enverso el mansevo ke se avia aparado alado de Djoha, esmovido entero, i por la primera vez kito un biervo de su boka: "El es!"
Djoha miro la hanum, a ver ke impresion izo este djesto sovre eya. Kontinuo, avlando otra vez a la manseva:

"Estas segura ke este mansevo, yamado Ali, tiene la yave de tu korason, de tu salud i de la felisita tuya?"

Esta vez arrespondio la muchacha en boz alta i firme:

 "Si! El yeva la yave de mi korason, de mi salud i de mi felisita!!"

Djoha torno su mirada a la hanum, ke ainda estava muda, sin poder kitar palavra de su boka: "Ya vido, eya, ke milagro mos izo Alla? La noche entera fui arodeando toda la sivdad, kayes, kalejikas i kortijos, bushkando salvasion i melezina para su ija, kuando me enkontri alkavo kon este djoven. En el momento ke lo vide, salio una boz de arriva, de los sielos, ke me disho: "Aki, enfrente tus ojos, esta aparado el ke es la kura i el melezinamiento para la ija del pasha. Agora, oye bueno, senyora hanum: por el momento, tu ija ya no esta paralizada mas. La bivez i la vida tornaron a yenar su kara i su korason. Ma, este milagro no va turar muncho. La unika koza ke puede azerlo permanemte, sin trokamiento, es kazar pishin la muchacha kon este mansevo, ke tiene, segun dechidido por Alla, la yave de su salud …!"

Al dia sigiente se selebraron las bodas kon esplendor i rikeza, i los djidios de la sivdad santa pudieron tomar suluk i konsentirsen seguros por la primera vez en tan largo tiempo.
En la mizma ora, Djoha ya no estuvo adientro de las murayas de la sivdad. Kon todo su urdi, minyan de ombres, abasho al banyo de R. Yishmael Ko'hen Gadol. Despues ke izieron tevila i vistieron de blanko, trusho Hazkel el dogramadji una alkuza de azeite i todos untaron a Djoha komo "el Sultan de los Evionim". Todos gritaron a una: "Biva el Sultan, biva el Sultan!!"

Aki se akavan las peulot i los maasim i las bravuras de Otniel Hodja, el Princhipe Deskalso, i empesan los akontesimientos de: Otniel Hodja, el Sultan de los Evionim.

* Otros 17 kapitulos fueron imprimidos en Aki Yerushalayim no. 68, 70, 83, 84, 88, 90, 91, 93, 94,

 

Tornar